¿Por qué son importantes las rutinas nocturnas?


Texto escrito por Andrea Combalia para el blog de Sensilis


¿Qué le ocurre a tu piel mientras duermes?

La noche es un momento de recuperación y regeneración. Cuando dormimos, la piel se repara, se renueva, y está más receptiva a los tratamientos cosméticos. La noche marca el momento de aplicar principios activos que favorezcan la regeneración, la renovación y la nutrición de la piel, y en este artículo te voy a explicar el motivo. ¡Sigue leyendo!


La piel y el ritmo circadiano

El ritmo circadiano, que también se conoce como reloj biológico, engloba los cambios que ocurren en nuestro cuerpo en ciclos de 24 horas, en función de las horas de luz y de oscuridad. ¿Sabías que la piel también sufre modificaciones químicas y estructurales durante las 24 horas del día en función de los cambios de luminosidad?

Las células de nuestra piel son capaces de protegerse de la radiación solar durante las horas de luz, y, cuando oscurece, aumentan su actividad reparadora y de división celular, permitiendo que el tejido se regenere ¡La noche es un momento de recuperación!

Los niveles de cortisol son más altos por las mañanas para mantenernos alerta y la melatonina debe aumentar por las noches para un sueño reconstituyente. Además, ¡la melatonina tiene función antioxidante! ¿Sabías que son en gran parte estas hormonas las que influyen en los ciclos de nuestra piel?

Cuando envejecemos, cuando llevamos un ritmo de vida irregular, o dormimos menos horas de las necesarias, perdemos gran parte de esta capacidad de regeneración celular, y aparece el envejecimiento prematuro. Dormir bien es fundamental para la salud de nuestra piel. Pero podemos hacer algo más.


¿Has oído hablar de la cronocosmética?

La cronocosmética se define como una técnica de cosmética muy avanzada, en la cual se tienen en cuenta los ciclos biológicos de nuestra piel. Para entender bien en qué se basa la cronocosmética debemos tener claro cómo influye el ritmo circadiano en nuestra piel, pero en especial de dos de las hormonas que rigen nuestra vida, el cortisol y la melatonina.

Como hemos visto, durante el día las células de la piel están centradas en defenderse y protegerse de los rayos ultravioleta y las agresiones externas, mientras que por la noche se dedican a la renovación y reparación. Por lo tanto, podemos potenciar los procesos naturales de nuestra piel si ayudamos a proteger la piel durante el día, y ayudamos a regenerar la piel durante la noche. La cronocosmética consiste en elegir minuciosamente los activos e ingredientes, para aplicarlos a las horas más adecuadas del día. Nadie duda que el fotoprotector se debe aplicar durante el día, pero también es importante elegir correctamente los productos que aplicamos antes de irnos a dormir.

En pieles sensibles y reactivas, la noche es un momento fundamental, en la que, además de potenciar la actividad regeneradora y reparadora, es de vital importancia proporcionar herramientas que potencien la capacidad calmante y reparadora de la piel, y devolver el equilibrio a la función barrera.

¿Qué mejor que aplicar productos cosméticos que nos ayuden a reparar la piel, a combatir los signos de la edad, y a favorecer la luminosidad de nuestra piel mientras dormimos y descansamos?

Sensilis Upgrade Crema de Noche, redensifica y renueva la piel gracias a la tecnología cronocosmética noche tras noche. Contiene Lespedeza Capitata que aporta propiedades resincronizantes del ritmo circadiano de la piel y Bakuchiol, que aporta acción antiaging y antioxidante que ayuda a la regeneración celular.


¿Qué es el Bakuchiol?

El bakuchiol es un es un activo de origen vegetal presente de manera natural en las semillas y las hojas de la planta psoralea corylifolia con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y transformadoras.

El bakuchiol estimula la producción de colágeno, contribuye a reducir las líneas de expresión y mejora significativamente los daños derivados de la radiación ultravioleta sobre nuestra piel.

En los tratamientos para la piel, funciona de manera similar al retinol, ya que ambos estimulan la renovación celular, combaten las manchas y redensifican la piel. Su estructura química es distinta, pero el efecto en la piel es muy similar, ya que el bakuchiol estimula los mismos receptores que se encargan de la síntesis de colágeno en la dermis. De hecho, el bakuchiol a se considera un “retinol-like”, porque actúa de forma similar al retinol, la estrella en los tratamientos antiaging.


Bakuchiol vs Retinol ¿Qué alternativa elegir si tienes la piel sensible y reactiva?

El retinol deriva de la vitamina A y pertenece a la familia de los retinoides junto al retinaldehído (una forma más estable y mejor tolerada) y el ácido retinoico, más eficaz que los anteriores, pero también más agresivo. De hecho, este último se considera un medicamento y sólo lo podemos prescribir los médicos dermatólogos. Los retinoides son muy efectivos como activos transformadores y antiaging, pero cuentan con el hándicap de provocar irritación en numerosas ocasiones (sobretodo en piel sensible y reactiva), y se desaconseja su uso tópico durante el embarazo y lactancia.

La piel sensible es aquella que reacciona de manera exagerada ante multitud de estímulos externos, entre ellos, los productos cosméticos. Hasta hace poco, pocas eran las alternativas transformadoras y antiaging que podíamos ofrecer a los pacientes con piel sensible, y, en muchas ocasiones, las personas con piel sensible se limitaban al uso de productos hidratantes suaves que les permitieran mantener el equilibrio cutáneo. No obstante, cada vez son más las alternativas que nos permiten tratar los signos del envejecimiento cutáneo prematuro en piel sensible.

El bakuchiol, a diferencia de los derivados de la vitamina A, es respetuoso con todo tipo de pieles y nos sirve como alternativa al retinol, pero sin el escozor, la irritabilidad y las rojeces que suele comportar el uso de retinoides. Es una muy buena alternativa al retinol en pieles sensibles y reactivas, y se puede prescribir sin problema durante el embarazo y la lactancia.

Las pieles sensibles con rojeces o con tendencia a rosácea deben tener especial cuidado con los productos que utilizan en su rutina diaria. La gama Sensilis Upgrade atiende a las necesidades cutáneas de los rostros más delicados, reafirmando la piel sensible y aliviando las rojeces para calmar las pieles más reactivas, a la vez que reduce arrugas, y favorece que la piel recobre su firmeza y elasticidad.